Cuando compramos un electrodoméstico lo analizamos tanto que esperamos que nos dure toda la vida. Al ser una inversión fuerte, investigamos, vemos varias opciones, comparamos, leemos reseñas hasta encontrar el elegido, ese que nos va a acompañar durante los próximos diez años (por lo menos).

Pero qué pasa cuando, digamos, a los 4 años por obras del destino alguna pieza clave se daña y repentinamente deja de funcionar, aquí empiezan los dolores de cabeza. ¿Vale la pena la inversión en el arreglo o es mejor comprar uno nuevo directamente? Estas son algunas de las cosas que debes pensar antes de tomar la decisión:

El valor de la reparación
Si el electrodoméstico ya tiene algunos años en funcionamiento y el precio por arreglarlo es de la mitad o más de lo que te costó en un principio, arreglarlo es mala idea. Piensa en reemplazarlo y con suerte podrás vender el viejo a alguno de los lugares de servicio técnico para que lo usen como repuestos o lo reciclen. Además, cuando son electrodomésticos ya descontinuados o antiguos encontrar piezas para la reparación se vuelve más difícil por lo que quizá hasta te toque esperar un tiempo antes de poder repararlo.

vaciados de casas express

La calidad de la reparación
Digamos que encontraste a algún ingenioso fan de MacGyver que ha encontrado la forma barata de repararlo. El arreglo se ve un poco chapuza pero aunque no entiendas muy bien cómo, ha logrado que vuelva a funcionar. Cuando los arreglos son improvisados, sin repuestos originales ni personas calificadas, lo más seguro es que un tiempo después vuelvan a dañarse. Si, es verdad que no te costó mucho, pero si empiezas a sumar cada vez que te toca volver a llevarlo ya es pasta.

El valor actual del electrodoméstico
Con una simple tabla de amortización, podrás sacar el valor actual del electrodoméstico que tienes dependiendo de la cantidad de años que hayan pasado desde que lo compraste. Si una nevera tiene 10 años de vida por ejemplo y se daña al sexto, deberás comprar el valor del arreglo con el costo actual de la nevera, es decir, considerando los 4 años de depreciación y así podrás evaluar mejor si vale la pena o no repararla.

Si después de haber leído esto has decidido comprar uno nuevo ahora debes pensar ¿Qué hacer con el electrodoméstico viejo? Puedes intentar venderlo para que lo usen como repuestos, aunque quizá sea mucho el esfuerzo para el poco dinero que vas a conseguir. La otra opción que tienes es tirarlos, sin embargo al ser objetos grandes y de materiales que pueden resultar peligrosos no lo puedes hacer en cualquier lugar, además existen varias multas por tirar objetos en la calle.

Lo que puedes hacer en este caso es llevarlos al punto limpio más cercano o si prefieres evitar tener que cargarlos, en Vaciados Express podemos ayudarte. Con nuestro servicio de recogida de trastos tú solo nos llamas y nos dices el día y la hora que lo quieres fuera y nosotros lo desaparecemos de tu vista sin que muevas un dedo. Solicita online tu presupuesto de recogida de trastos y te contactaremos enseguida.

quiero un presupuesto GRATIS