Te has decidido a alquilar un piso que heredaste tras el fallecimiento de un familiar mayor o quizá decidiste invertir en un piso para tener un ingreso fijo. En cualquier caso, si es tu primera vez como arrendatario hay ciertas cosas que deberías de saber antes de ofertar tu piso.

Conoce la ley: Recuerda que la ley tienen a favorecer al arrendatario, conoce cuáles son tus obligaciones  y derechos. Algunos inquilinos querrán hacerte peticiones específicas que querrán incluir en el contrato antes de firmarlo (pintar el piso, amoblarlo, etc.). Recuerda que depende de ti aceptarlas o no para formalizar el contrato así que evita prometer cosas que luego no podrás cumplir.

Mente abierta a las negociaciones: Acepta escuchar ofertas de tus potenciales inquilinos. Poder ver la diferencia entre cuánto pides y cuánto te ofrecen te ayudará a determinar si el precio que estás pidiendo es adecuado para lo que ofreces. No aceptes todo, pero usa la información para hacer un análisis.

vaciados de casas express

Todo por escrito: El contrato es tu mayor garantía. Haz una lista de todo lo que dejas ¡Pero un bien hecha! no solo pongas «microondas», pon su marca y modelo si es posible, toma fotos de las condiciones en las que entregas la casa y los objetos que dejas. Todo lo que te permita tener evidencia futura en caso de que la necesites.

Conoce a tu inquilino: Haz una investigación exhaustiva, no olvides que es una persona que va a vivir en tu propiedad por lo que debes asegurarte de que sea alguien de fiar. Muchas inmobiliarias ofrecen este servicio ayudándote a escoger el candidato perfecto, averiguando que tengan solvencia para pagar el alquiler y que sean (o al menos parezcan) personas cuidadosas.

Llévate bien con tu inquilino: Una vez que hayas escogido a alguien, intenta guardar una buena relación. Se atento, fácil de encontrar y no pongas mala cara cuando toque resolver problemas normales y que te toquen resolver por ley. Con una buena relación es menos probable que hayan problemas al entregar el piso y que todo se lleve de forma más amable.

Amueblado o sin amueblar: Si este es un piso que heredaste o que es de segunda mano, asegúrate de tomar bien esta decisión. Si los muebles se encuentran en buen estado y son útiles pues alquilarlo así puede ser una buena opción. En todo caso, aprovecha que lo vas a poner en oferta para realizar una limpieza y tirar todos los trastos que no sirven o que no piensas usar. Recuerda, menos es más.

Para deshacerte de los trastos viejos y electrodomésticos obsoletos, tenemos un servicio de recogida de trastos que te viene de maravilla. Tu nos dices el día, la hora y el lugar y nosotros lo sacamos de tu vista. Házte la vida más fácil y solicita tu presupuesto de recogida de trastos a través de nuestro formulario online y empieza a recibir dinerillo por el alquiler de tu piso.

quiero un presupuesto