Según Marie Kondo, gurú japonesa del orden, “una cocina ordenada y limpia hace más placentero el trabajo que en ella se realiza y esto aporta bienestar físico y mental, además de lograr armonía y equilibrio en la estancia y en la casa en general”, algo muy necesario estos días.

Del mismo modo, tener la cocina ordenada aporta paz y serenidad al igual que te ayuda a agilizar y optimizar el tiempo que pasas en ella. Por ello, te dejamos una serie de consejos sencillos y fáciles de entender para que tu calidad de vida aumente.

cómo organizar la cocina de forma eficiente

5 consejos básicos para organizar la cocina

  1. Saca todo y ponlo junto. Vacía todos los cajones, armarios, estantes, encimera… y agrúpalo todo junto en un lugar para luego dar paso al siguiente paso. Cuando se dice todo, es ¡todo! Además, es bueno aprovechar este momento, para limpiar a fondo cada uno de los armarios, cajones y superficies de la cocina.
  2. Deshazte de todo aquello que sobra. La organización empieza por la eliminación. Quédate con aquello que te produzca placer o felicidad, es decir, con aquello que te guste ver y que vayas a utilizar. La idea es elegir lo que vas a conservar.
  3. Despeja la encimera. No dejes sobre las repisas, la encimera o alrededor del fregadero objetos o utensilios ya que pueden crear estrés visual y sensación de desorden. Por ejemplo, la parte de la encimera que está cerca de los fogones suele terminar salpicada de aceite o restos de alimentos, por lo que es mejor que los botes o demás utensilios que tengas ahí ocupen otro espacio. Además, será muchísimo más fácil de limpiar si no tiene encima cacharros varios, botellas o recipientes.
  4. Divide por categorías. No guardes en diferentes sitios cosas que son de la misma categoría porque así comienza el desorden y los cajones y baldas caóticos. Por ejemplo, trapos en un lado, ollas en otro, cubiertos en otro, productos de limpiezas juntos, etc.
  5. Organización y conservación de alimentos. Utiliza botes y recipientes de vidrio hermético para conservar los alimentos, así podrás ver que es lo que hay en el interior y que estén bien a la vista. Además, es más higiénico que el plástico. Si la despensa lo permite, colocar cajas con etiquetas para almacenar las reservas, multiplicará el espacio que tenemos disponible y nos facilitará la tarea de buscar.

Consejos complementarios a tener en cuenta

  • Utilizar «tuppers» cuadrados o rectangulares (de vidrio a poder ser). Así se aprovechará al máximo el espacio del frigorífico .
  • Nevera por apartados. Esto quiere decir, usar los espacios determinados por los propios fabricantes para los usos previstos, por ejemplo, los huevos en los agujeros destinados para ello, las frutas y verduras, en las cajoneras inferiores, carnes y pescados en las zonas más frías de la nevera (arriba del todo), etc.
  • Tapar bien todo lo refrigerado y congelado. Por ejemplo, papel film para cerrar bien los recipientes, cambiar a un envase cerrado todo lo que abramos y no  vayamos a utilizar, etc. Sobre lo congelado, es mejor en raciones pequeñas.
  • ​Lista en la nevera. Si quieres ser un experto del orden, pon una lista en la nevera donde se refleje lo que tienes (en excedente) y/o lo que te falta.

Puede que tengas muchas cosas acumuladas y no sabes qué hacer con ellas, o incluso recogiendo y ordenando te das cuenta de que tienes una gran cantidad de enseres que ya no vas a utilizar. Por eso estamos aquí, puedes contratar a los profesionales de Vaciados Express quienes en un solo día recogerán y tirarán todo lo que ya no quieras, incluso muebles viejos. Solicita tu presupuesto de recogida de trastos y electrodomésticos, nosotros nos encargaremos del resto.