Probablemente encontrarás que si abres la puerta, el cajón o el estuche de tu botiquín en este momento, estará repleto de todo tipo de cosas, algunas útiles, otras no y algunas que deberían haber sido desechadas años antes. Estoy seguro de que todos hemos experimentado bolas de algodón sueltas que saltan inesperadamente invitando a una loca pelea para volver a colocarlas y cerrando la puerta o la tapa  lo más rápido posible para detener cualquier fuga. Si bien es posible que hayamos puesto cosas allí porque nos parecieron útiles en ese momento, algunas se olvidan. Puede convertirse fácilmente en un agujero negro para diez tipos diferentes de tiritas que han perdido su capacidad de adherirse y una mezcla de otras cosas que nunca supimos que teníamos.

La organización correcta del botiquín

​1. Sácalo todo

Empieza de cero, saca todo y clasifica en pilas; qué es útil, qué no, actual o caducado, medicamentos recetados, analgésicos, cremas, ungüentos y artículos generales de primeros auxilios. Ahora tienes un lugar claro por donde empezar. Separa los artículos caducados, incluidos los medicamentos, todo lo que esté dañado parece viejo o inutilizable, tubos con fugas, tiritas viejas, tijeras oxidadas y retira los artículos que realmente no pertenecen al botiquín, como maquillaje, jabones, champús, etc.

2. Inicia la organización

Empieza por hacer una lista de los artículos que consideras necesarios para guardar en tu botiquín y, según lo que quede después de la limpieza, compra estos artículos restantes en tu próxima compra. También puede resultarte útil tener una hoja de papel o una pequeña pizarra borrable pegada dentro de la puerta para anotar los elementos que se te acaban y que deben reemplazarse en el futuro. También puedes usar pintura de pizarra en el interior de la puerta para obtener un tablero de notas más permanente.

3. Utiliza cajas para artículos más pequeños

organizacion-botiquin-de-forma-efectiva
Usa recipientes de almacenamiento para artículos más pequeños como bastoncillos de algodón, tiritas, bolas de algodón. Los vasos son ideales para el almacenamiento de tubos que no se apilan o que ocupan demasiado espacio acostados. Las cestas pequeñas o los organizadores de estantes mantendrán los analgésicos, antisépticos, vitaminas, pinzas, tijeras, cintas y vendajes seguros y se pueden etiquetar para un acceso rápido y fácil. Escribe en la parte inferior de las botellas y tubos cuándo compraste o abriste el producto y se diligente en tirarlo si ha estado abierto por mucho tiempo. Cosas como las gotas para los ojos solo tienen una vida útil corta y pueden albergar bacterias después de abrirse.

4. Verifica siempre las fechas de caducidad

Comprueba con frecuencia las fechas de caducidad y desecha con regularidad todo lo que sea viejo o esté dañado. ¡Si un artículo tiene un mes de vencimiento, significa el final de ese mes.

5. Almacenar a la altura de los ojos

Guarda los artículos que usas con más frecuencia al nivel de los ojos y los que se usan con menos frecuencia en los estantes inferiores o superiores. Si necesitas tener medicamentos peligrosos en tu botiquín, asegúrate de mantenerlos siempre fuera del alcance de los niños. Almacenalos en el estante más alto posible y cierra el gabinete si es posible.

6. Eliminación de medicamentos no deseados

Guarda los artículos que usas con más frecuencia al nivel de los ojos y los que se usan con menos frecuencia en los estantes inferiores o superiores. Si necesitas tener medicamentos peligrosos en tu botiquín, asegúrate de mantenerlos siempre fuera del alcance de los niños. Almacenalos en el estante más alto posible y cierra el gabinete si es posible.

Para desechar tanto medicamentos cómo cualquier otro articulo que no desees tener en casa, ponte en contacto con Vaciados Express, nos encargaremos de toda la gestión y el transporte de objetos y trastos al lugar correspondiente en cada caso. 

Pide tu presupuesto de recogida de objetos y trastos viejos aquí mismo de forma gratuita y sin ningún tipo de compromiso.