Esta semana os traemos una nueva idea original de reciclaje creativo. Si tenéis jardín con césped y no podéis o no querer realizar la instalación de aspersores, tenemos una idea genial para cuidar vuestra hierba.

El único requisito es tener una manguera. ¿Y qué más necesitamos? Simple: una botella de plástico grande y cinta aislante.

El proceso de fabricación es tan simple como esto: tumba la botella en posición horizontal sobre una mesa y haz agujeros pequeños con ayuda de un punzón/cúter/cuchillo por la parte que queda boca arriba.

Quita el tapón de la botella e introduce el extremo que expulsa el agua de la manguera de la botella. Fija la unión con cinta aislante y dale al agua…¡Voila!

El resultado, dependiendo de cómo hagas los agujeros, puede ser como este:

Cómo regar el jardín sin gastar dinero en aspersores

De esta forma, estaremos cuidando nuestro jardín, estaremos ahorrando dinero en la instalación del sistema de aspersión y, muy importante, estaremos dándole un nuevo uso a nuestras botellas de plástico.

Contrata nuestro servicio de retirada de trastos y olvídate de cargar con todo hasta el Punto Limpio: nosotros lo hacemos por ti.

quiero un presupuesto