Mudarse puede ser, en ocasiones, un aburrimiento y una pesadez todo el trabajo que ello conlleva. A nadie le gusta tener que organizar una mudanza, empaquetar, no dejar olvidado nada en el hogar que se deja, etc. Amoldarse en el nuevo domicilio es un proceso que puede ser largo, dificultoso y angustioso.

Las mudanzas son una ducha de agua fría en todas las direcciones, dejas atrás historias, tu casa de siempre y encima tienes que hacer cuantiosas gestiones legales y tramites de tu nueva vivienda, pero si no quieres que se colapse todo, lo que tienes que hacer es poner orden en todas las tareas para que poco a poco puedas ir cambiando todo lo primordial. Como por ejemplo el cambio de nombre y el cambio de domicilio de los suministros.

¿Qué hago con los contratos de energía al mudarme?

Es primordial que tengas conciencia sobre que en todo momento tienes derecho a escoger voluntariamente tu compañía eléctrica. Ya sea por una compra nueva y seas el propietario como porque te vayas de alquiler, este es un privilegio y un derecho de todo consumidor. Es tan válido que te influya cambiar como continuar con la compañía que se tenga en ese momento contratada.

Cuando llegas a una nueva vivienda, puede pasar varias circunstancias:

  • El domicilio ya dispone de abastecimiento: En este caso solo tendrías que efectuar un cambio de titular de los suministros. Este procedimiento es fácil, rápido y completamente gratuito. Ponte  en contacto con la comercializadora de referencia y si la tarifa te parece la acertada procede con el cambio de nombre. De este modo, pasaremos a ser los nuevos responsables del punto de suministro.
  • La vivienda no cuenta con suministro:  Si por el contrario, está desactivado o dado de baja, tendrás que requerir un  alta nueva para que lo reactiven. De manera que, tendremos que considerar cuestiones como por ejemplo cuánto tiempo lleva sin operar la instalación, si los derechos de extensión continúan vigentes o si precisamos un nuevo Certificado de Instalación Eléctrica (CIE).

¿Qué pasos hay que seguir para dar de alta la luz?

Dar de alta la luz es un procedimiento básico y simple, la persona debe ponerse en contacto con la compañía con la que haya decidido tener este suministro. Es fundamental disponer de la instalación eléctrica pertinente.

Para dar de alta la luz en un hogar, hay que proceder con una serie de requisitos:

Contratar la luz conlleva un coste para el usuario, que tendrá que abonar los derechos de alta de luz para poder disfrutar de este abastecimiento. Éstos serán facturados por la distribuidora y vendrá reflejado en la primera factura, especificando:

Derechos de extensión
17,37 €/kW + IVA

Derechos de acceso:
19,70 €/kW + IVA

Derechos de enganche
9,04 € + IVA

A la hora de determinar una tarifa eléctrica, el consumidor debe tener presente  una serie de cimientos como puede ser  su consumo anual, las características de su hogar, el número de personas que van a componer la unidad familiar  y los usos del suministro eléctrico que se llevará a cabo en el inmueble.
El proceso del alta de luz en la vivienda, tiene un plazo que oscila desde los  5 y 7 días hábiles. Este tiempo lo marca la distribuidora de la zona desde que la aceptación del alta está llevada a tramitar. Durante este periodo de tiempo, un técnico de la distribuidora se desplazará al domicilio para ubicar el contador de luz.

¿Cómo economizar energía una vez estés instalado en tu nuevo hogar?

Con los gastos que conlleva una mudanza y el estrés que puede llevar a provocar todo el procedimiento, sería importante que aprovecharas para adoptar nuevas costumbres que te posibiliten experimentar un ahorro en el consumo energético de tu día a día.
Si te has decantado por una tarifa con discriminación horaria, utiliza esas horas del día más económicas para hacer la mayor parte de tu consumo. No olvides, que el importe por kWh en las horas punta son mucho más elevado, por lo que si no puedes ajustar tus horarios te sería más asequible una tarifa con precios más equilibrados y fijos.
Renueva las ventanas por unas de PVC o de aluminio con rotura del puente térmico, que favorecen una temperatura en el interior confortable.  Esto es principalmente atrayente cuando las temperaturas del exterior son extremas, como puede ocurrir en los meses de verano o al contrario en los de más frío.
Cámbiate a las bombillas de bajo consumo y adquiere electrodomésticos de categoría A+++, que requieren menos energía y por lo cual permite aminorar el precio de la electricidad.
Llevando a cabo estos pequeños consejos, percibirás el triple de tu nueva vivienda correspondiendo a ser un hogar ecológico y, al mismo tiempo, desembolsando menos por tu consumo.

Ahora solo te queda disfrutar de tu nuevo hogar