Cada cocina contiene una variedad de elementos que tendrás que mover. Tendrás que utilizar diferentes técnicas para mantener tus cubiertos, alimentos, electrodomésticos y otros artículos seguros y protegidos. Si necesitas ayuda con esto, hemos preparado una guía para vaciar tu cocina de la mejor manera.

vaciados de casas express

Cómo vaciar una cocina correctamente

1. Clasifica tu comida para vaciar tu cocina

A ninguno de nosotros nos gusta el desperdicio, así que antes de mudarte y empaquetar la cocina, es una buena idea minimizar la cantidad de comida que tendrás que tirar.

  • Comienza enumerando todos tus alimentos perecederos y busca recetas para usarlos.
  • Minimiza tus viajes de compras y mantén al mínimo las compras de alimentos nuevos. Solo compra los artículos esenciales que usarás antes de mudarte.
  • Arregla todo en tu nevera y congelador para que sea fácil de encontrar, usar o empaquetar.

2. Clasifica tu cocina en artículos esenciales y no esenciales

Hay un secreto para un vaciado de cocina bien planificado: empaqueta todo lo que puedas una semana antes de tu traslado, pero primero elimina todos los utensilios de cocina innecesarios. No querrás faltar a lo esencial, así que separa las cosas que necesitarás hasta que te mudes:

  • Platos, tazones, tazas, vasos y cubiertos
  • Comida refrigerada y no refrigerada que usarás hasta la mudanza
  • Una o dos cazuelas
  • Uno o dos cuchillos afilados
  • Materiales y herramientas de limpieza, jabón para lavavajillas y jabón para platos
  • Un par de trapos de cocina, manoplas de cocina y paños de cocina
  • Cafetera y tostadora

3. Obtén los suministros y materiales correctos para el embalaje

Reúne todos tus materiales de embalaje tras haber organizado la cocina. Para un vaciado de cocina, te recomendamos cajas, cinta adhesiva, chips de embalaje, papel de embalaje, separadores de cartón para vasos y tazas, plástico de burbujas, cartón y marcadores permanentes. Si todavía tienes el embalaje original para tus electrodomésticos, asegúrate de tenerlos a mano también.

4. Comienza a empaquetar tus artículos no esenciales

Ahora que sabes lo que necesitarás en la última semana, podemos empaquetar todo lo demás:

  • Desmonta los muebles y guarda los accesorios en una bolsa que hayas etiquetado y atado firmemente a los muebles.
  • Empaqueta todas tus latas de conserva, ollas, platos, vasos y cubiertos en cajas y otros productos en bolsas.
  • A la hora de organizar las latas de conservas ten cuidado de no sobrecargar las cajas, ya que pueden ser muy pesadas. En cambio, simplemente coloca una capa inferior de latas y luego empaqueta los artículos más ligeros en la parte superior.
  • Productos en caja y en bolsas: asegúrate de no empaquetar nada pesado en las cajas con estos productos, ya que pueden dañarse y romperse.
  • Frascos: Envuelve los frascos individuales en papel de embalaje y utiliza chips de embalaje para protegerlos.
vaciados de casas express

Clasifica tus cubiertos en varios tipos. Si todavía tienes la caja de cubiertos original, empaqueta los artículos y coloca una capa de plástico o envoltura elástica sobre la parte superior para evitar que los artículos se muevan. Si no tienes la caja, pon una banda elástica alrededor de los bultos de tus cubiertos. Envuelve los paquetes en papel de embalaje y colócalos en una caja de zapatos.

  • Pon los cuchillos afilados en sus soportes o envuelve las cuchillas en cartón.
  • Empaca otros utensilios juntos en la misma caja, asegurando elementos similares con bandas elásticas.
  • Asegúrate de que tus utensilios no se doblen o rompan envolviéndolos y empaquetándolos cuidadosamente encima de cualquier objeto pesado.

5. Trucos para empaquetar los artículos de cocina

Mientras preparas tus cajas, sigue las pautas generales de embalaje de reforzar las costuras con cinta adhesiva y asegurarte de no meter demasiado peso en ninguna caja. Si te preocupa empaquetar de manera correcta algunos utensilios de cocina más complicados, estos son algunos consejos que pueden facilitarte el proceso:

  • Platos: Coloca los platos en cajas verticalmente; será menos probable que rompan de esa forma.
  • Tazas y vasos: Obtén algunos paquetes de celdas o divisores de cartón: estos son trozos de cartón seccionados que van dentro de una caja de embalaje para mantener tus copas y vasos separados y protegidos. Coloca artículos especialmente frágiles en cajas.
  • Electrodomésticos pequeños: Quita las cuchillas afiladas y ponlas en protectores de hoja o envuélvalas en cartón. Si todavía tienes la caja original para tus electrodomésticos, vuelve a embalarlos en esos.
  • Materiales de limpieza y productos químicos: Desenrrosca las tapas de los productos químicos, coloca una bolsa sobre el cuello y vuelve a atornillar la tapa. Sella la tapa cerrada y coloca los productos químicos en una bolsa de plástico sellada más grande. Ahora que tienes todo lo que no es esencial empaquetado, es hora de ver lo que tendrás que hacer hasta el día de la mudanza.
  • Electrodomésticos grandes: Lee el manual de instrucciones sobre cómo desconectar tus dispositivos de forma segura.

Obtén las herramientas adecuadas para que puedas desinstalar elementos. Como mínimo, necesitarás un destornillador plano y un destornillador cruzado, y las correas de lona serán útiles para arrastrar objetos. ¡No te olvides de proteger tu suelo!

Lee tu manual del propietario para ver si hay otras herramientas que necesitarás y consíguelas con anticipación.

Si no estás seguro de lo que estás haciendo, es esencial que llames a un profesional, ya sea un ingeniero de gas o un electricista. Lo último que deseas es una inundación o una fuga de gas justo antes del día de la mudanza.

Si no quieres hacer este trabajo solo, te recomendamos contactar al equipo de Vaciados Express. Somos expertos en la recogida de trastos como ropa vieja, electrodomésticos, muebles, equipos electrónicos, juguetes y muchos objetos más. Solicita un presupuesto de recogida de trastos sin compromiso y nuestros operarios se encargarán de trasladar todo aquello que no quieres al Punto Limpio más cercano.

quiero un presupuesto