Las últimas generaciones tienen una fuerte tendencia a acumular objetos innecesarios. Lamentablemente, el espacio de vivienda no ha aumentado a la par con esta tendencia y por el contrario, cada vez nos toca vivir en espacios más reducidos y caros. Por esta razón, cada vez más personas se están interesando por un estilo de vida minimalista y aunque cuesta mucho conseguir el desapego emocional que tenemos con lo material, poco a poco se está logrando un cambio.

La principal razón por la que nos cuesta dejar ir los objetos es porque les agregamos un valor sentimental, ya sea porque alguien que queremos mucho nos lo dio como regalo o porque ciertos objetos nos recuerdan a alguna etapa de nuestra vida en la que creíamos ser más felices. Sentimos que renunciar al objeto es renunciar a la sensación y a la posibilidad de volvernos a sentir así.

vaciados de casas express

Tirar objetos con valor sentimental

Queremos empezar por decirte que tus emociones y recuerdos del pasado no deben depender de un objeto. Muchas veces aprender a dejar ir las cosas nos hace crecer y quitarnos un peso de encima. Si quieres deshacerte de objetos innecesarios por los que tienes algún apego emocional, quizá estos consejos pueden ayudarte.

Guardar lo que nos hace felices
De acuerdo al método de Marie Kondo (que siempre nos gusta recomendar) las personas solo debemos conservar en casa aquellos objetos que aporten felicidad a nuestra vida. Si en en tu baúl de los recuerdos conservas cosas que te sacan una sonrisa o te hacen recordar momentos en los que fuiste feliz te recomendamos no tirarlos. Sin embargo, si tienes objetos que te generan nostalgia, que te hacen recordar épocas pasadas en las que fuiste feliz pero que hoy por hoy te hacen estar triste, aunque duela, es mejor tirarlo ya.

¿Cuál es el propósito del objeto?
En nuestra vida no debería haber espacio para objetos que no nos aportan nada positivo. Si algunos de estos objetos que guardamos no nos sirven para nada más que hacernos recordar el pasado ¿para qué tenerlo? No solo hablamos de objetos que sean consecuencia de una relación sentimental. Puede ser algún mueble o figura decorativa que te regaló tu tía lejana y que por miedo a que se enfadea o se entere lo guardas. Este tipo de situaciones, la de tener objetos por miedo a dejar ir o por miedo a quedar mal nos generan estrés y no nos dejan seguir adelante ordenando nuestra vida. Analiza por qué tienes lo que tienes y pregúntate ¿realmente lo necesito? si la respuesta no es un sí rotundo, ya sabes qué hacer.

¿Puede servir a alguien más?
Si te cuesta desprenderte de algo que no utilizas recuerda que hay personas que podrían aprovecharlo mejor que tú. Aunque suene un poco duro decirlo, es egoísta mantener algo por el simple hecho de que te cuesta dejarlo ir cuando existen otras personas que podrían aprovecharlo mejor. Haz una limpieza y organiza un mercadillo en tu barrio o dona lo que ya no tiene cabida en tu vida ni en tu trastero desorganizado.

Súmate a este estilo de vida minimalista y quédate con lo estrictamente necesario en casa, o al menos inténtalo. No solo sufrirás menos estrés sino que vas a aprovechar mejor el espacio en casa y tardarás mucho menos tiempo en limpiar y ordenar. Cuenta con el equipo de Vaciados Express en esta transición y deja que nos encarguemos de llevarnos todo eso que quieres tirar. Tú ya hiciste suficiente esfuerzo tomando la decisión de eliminarlo de tu vida. Solicita sin compromiso un presupuesto de recogida de trastos y empieza ya a vivir sin estar rodeado de objetos y trastos innecesarios.

quiero un presupuesto