Muchas veces, el interés por la moda y estar demasiado pendientes de cómo nos vestimos hace que nos acusen de superficiales. Sin embargo, para algunas personas la moda puede ser una forma de expresarse y un auténtico arte. La forma en que nos vemos afecta a la forma de sentimos (queramos o no) y es por eso que estrenar una prenda o tener un evento formal cambia incluso nuestra postura corporal. Por eso, dejando los prejuicios atrás, tenemos algunos consejos para que hagas que las prendas en tu ropero contribuyan a tu felicidad. Eso sí, de forma consciente y sin crear dependencia.

vaciados de casas express

El vestuario contribuye a la felicidad

Guarda únicamente lo necesario
La clave para un ropero feliz es un ropero que tenga lo necesario. Mucho hemos hablado sobre cómo el exceso de trastos genera estrés y contaminación visual. Lo mismo aplica para tu ropa. Cuántas veces nos hemos parado frente a un armario repleto pensando «no tengo qué ponerme» y esto pasa porque tener que escoger entre demasiadas prendas nos agobia y rápidamente tiramos la toalla. Así que el primer consejo es realizar una limpieza del ropero de forma que podamos quedarnos únicamente con lo necesario. Es decir, aquello que sí te queda bien o te apetece conservar (es hora de tirar ese pantalón de hace 5 años) y aquellas prendas que has utilizado al menos una vez en el último año.

Vístete según tus metas
El primer paso para conseguir algo es sentir que eres capaz. Si quieres convertirte en gerente, director o cualquier otro puesto de categoría superior, usa prendas que te ayuden a sentirte como tal. Existe un dicho que dice más o menos así «vístete según el trabajo que quieres, no según el que tienes». Eso tampoco significa que salgas de las políticas o patrones de vestimenta o que tiendas a la exageración todos los días, pero puedes agregar elementos a tu vestimenta que te hagan sentir más como la persona que quieres llegar a ser.

Guarda solo aquello que te haga feliz
Aplica el método Marie Kondo. Esta gurú de la organización tiene la teoría de que solo debemos rodearnos de aquellas cosas que nos hacen felices. La ropa es parte de nuestra personalidad y nos acompaña día a día. Así que, al organizar el ropero, analiza prenda por prenda cómo contribuye cada blusa y cada pantalón a tu felicidad o si son cosas que guardas «por si acaso».

Haz una compra responsable
La principal causa de la acumulación de trastos y ropa es la compra impulsiva. Al salir de compras te recomendamos ir sin cartera, lo más ligero y cómodo posible para que no resulte un problema ir al vestidor y probarte todo lo que quieres llevar. Muchas veces por las prisas o la pereza de hacerlo terminamos llevando a casa cosas que no nos quedan muy bien y que solo compramos porque estaban en rebajas. Si quieres dar un paso adicional, acostúmbrate a tirar 2 prendas antiguas cada vez que compras una nueva. Así tendrás mayor espacio en tu armario, tu ropero siempre estará actualizado y podrás donar o tirar lo que ya no necesitas.

La forma en la que vives es una extensión de tu personalidad. Una casa ordenada y con buen estilo reflejan una personalidad similar. Lo mismo pasa con tu ropa. Empieza a utilizarla como una forma de expresión y cuida muy bien lo que compras para que evites guardar cosas que no necesitas. Si realizaste una limpieza del trastero o del ropero, el equipo de Vaciados Express puede ser de gran ayuda para recoger aquellas cosas que ya no necesitas. Solicita sin compromiso un presupuesto de recogida de trastos y libérate de los excesos y empieza una nueva vida minimalista y con mucho estilo.

quiero un presupuesto